Norte de África y Oriente Medio: un contexto con desafíos globales

Por Javier Albarracín, Director de la región MENA en Public Affairs Experts



El mundo atraviesa una nueva era de volatilidad, incerteza, complejidad y ambigüedad, definida como VUCA por muchos analistas, en sus siglas en inglés. Las estructuras institucionales y legales de confianza, las alianzas estables, la estabilidad política y económica y las cadenas de producción y provisión estables han dejado de ser la norma. La flexibilidad, la adaptabilidad y la resiliencia son ahora la nueva pauta. Las alianzas líquidas y lo inesperado definen la nueva realidad.


La capacidad de la opinión pública para influenciar mercados y políticas, el extenso y transversal impacto de las nuevas tecnologías, las políticas proteccionistas, las crecientes inestabilidades geopolíticas, y la gestión de crisis profundas como la pandemia, la globalización del talento o la redefinición de las estrategias de provisión y producción, son algunos de los nuevos retos emergentes. Al mismo tiempo, los viejos retos se han fortalecido, como el valor de la sostenibilidad, el impacto del cambio climático, los cambios demográficos o la necesidad de adaptarse a un mundo multicultural, que dirigen las economías emergentes.


Los retos nacionales, regionales y globales están dificultando y haciendo cada vez más transversal (o, tal vez, más geopolítico) el papel de los responsables en la toma de decisiones. Inevitablemente, los Directores Ejecutivos evolucionan hacia una especie de Directores Geopolíticos y necesitan incorporar en su toma de decisiones una serie de variables ajenas a los negocios, que impactan su consolidación y expansión.


En este contexto, las comarcas de la región del Norte de África y Oriente Medio (MENA, en sus siglas en inglés) han sido duramente golpeadas por la COVID-19. Los gobiernos de la región han tomado medidas contundentes de contención de la pandemia y han gastado mucho en sus sistemas de salud, para asegurarse de que cumplen con las urgentes necesidades de sus poblaciones.


La situación está teniendo graves consecuencias para la región MENA, especialmente con la caída del precio del petróleo debido a la dramática reducción de su demanda global. Además, esta crisis doble está teniendo lugar después de la incerteza social, política y social que estalló en la región en 2011.


El desempleo, la innovación y la mejora de la calidad de las instituciones son tres de los principales retos socioeconómicos a los que se enfrenta la región. Gracias a ello, incrementarán su atractivo internacional y atraerán de nuevo la inversión, el turismo, el comercio y la estabilidad de los mercados.


Para mejorar el atractivo internacional, deberían fortalecer y desarrollar exhaustivamente estas tres políticas: la diversificación del ecosistema productivo, la innovación y la internacionalización. En este proceso, el sector público debería trabajar mano a mano con el sector privado y sus representantes.


Las empresas y los países en la región MENA que sistemáticamente sigan estos caminos, serán más atractivas y encontrarán una respuesta positiva de la comunidad internacional, así como de las principales instituciones económicas y financieras.



Public Affairs Experts - 24 de noviembre de 2020

Public Affairs Experts

Barcelona – Madrid – Bruselas – Londres
Oficina principal: Rambla de Catalunya, 60, Ático 1, 08007 Barcelona
(+34) 93 639 90 94
www.paeconsultoria.com